Legislación y Noticias Argentina, 26 de mayo de 2022
Si está registrado puede iniciar sesión o solicite suscripción para acceder a todos los
contenidos del Portal.

Activos Virtuales: Avances en la regulación regional

Fernando Daniel Di Pasquale | El autor realiza un análisis exhaustivo de la regulación del los activos virtuales a nivel regional y la situación en nuestro país con la reciente emisión de la "A" 7506. | 09/05/2022


"Representación digital de valor que se puede comercializar o transferir digitalmente y se puede utilizar para pagos o inversiones", Así define a los "Activos Virtuales" el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).  Años de debate y un análisis profundo llevó adoptar tal definición. 

Al respecto, "CoinMarketCap", el sitio web que desde el año 2013 se ha convertido en una de las fuentes más confiables respecto de la valoración y capitalización de mercado, ha registrado a mayo del 2022 la siguiente información del Sector a nivel mundial: 

-    Existen 19.236 activos virtuales y 521 Exchanges registradas. 
-    Hoy el valor aproximado de capitalización del mercado de estos 19.236 activos es ni más ni menos de USD 1.736.691.941.030. Casi el 2% del PBI mundial.

Los datos reflejan un momento determinado en el valor y la capitalización de mercado de los activos virtuales. Sin embargo, no hablan de una de sus principales características, la "volatilidad". 

Ahora bien, un tema sobre el que se ha debatido ha sido sobre los riesgos inherentes en materia de Prevención de Delitos Financieros. De hecho, el GAFI no sólo emitió una serie de indicadores de riesgos y señales de alertas, sino que publicó una Guía específica para la aplicación del enfoque basado en riesgo con la finalidad de prevenir y mitigar la vulnerabilidad al delito de lavado de activos.

La mirada del Regulador 

En la actualidad, no hay una visión homogénea sobre si es necesario regular, así como la forma de hacerlo. Por el contrario, a nivel internacional se han considerado diferentes posturas, en algunos casos con características comunes, pero distintos matices. La realidad en la que todos coincidían, hasta hace poco, era no contemplarlos como una moneda de curso legal.

Por su parte, los Organismos de Contralor, en especial los Bancos Centrales de las diferentes jurisdicciones, han puesto en su agenda la determinación de normar su operatoria, estableciendo como mínimo la implementación de un registro y la presentación de regímenes de información. En ese sentido, las autoridades que regulan en materia de prevención de los delitos financieros han exigido la aplicación de mecanismos de control y elementos de un Programa de Compliance, con la finalidad de mitigar los riesgos expuestos a la operatoria con Activos Virtuales. 

Estados Unidos, ¿un ejemplo a seguir?

Sin dudas, los Estados Unidos representan un centro de regulación, donde pueden observarse priman diferentes normas en virtud del Estado donde operen los proveedores de servicios de Activos Virtuales, quienes se encuentran supervisados por distintos Organismos de Contralor. 

Se destaca el "Código, Reglas y Regulaciones de Nueva York" del Departamento de Servicios Financieros, en relación con los criptoactivos. Dicha norma establece, entre otros elementos y requisitos, que ninguna persona humana o jurídica, podrá participar en actividades comerciales de moneda virtual, sin la autorización/licencia emitida por el mencionado Organismo.

México, La primera regulación latinoamericana

Con la publicación de la "Ley FinTech", se normó también en México a la actividad con Activos Virtuales, determinando las autorizaciones necesarias para operar, así como los lineamientos generales y el deber de informar a sus clientes acerca de los riesgos sistemáticos.  Asimismo, en virtud de los riesgos identificados y a la asimetría de la información que puede generarse debido al resultado de la complejidad de los procesos que requieren las operaciones con activos virtuales, el Banco de México amplió la legislación y emitió la Circular Nro. 4/2019.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), es el organismo competente para otorgar la autorización para operar como Instituciones de Tecnología Financiera (ITF). Mientras que el Banco de México es quien otorga la autorización para realizar operaciones con activos virtuales permitidos y contratar con terceros en el marco de la actividad. Ambos Organismos de Contralor son quienes tienen también bajo su responsabilidad la potestad sancionadora en sus respectivos ámbitos.

El Progreso de Brasil 

El 26 de abril pasado (recién), el Senado Federal del país vecino, aprobó el proyecto de ley que regularía el mercado de criptoactivos en Brasil. En la norma se contempla no sólo la definición de los principales actores y elementos del sector, sino que también se consideran las directrices, el sistema de licencias, las plataformas para la compra y venta que estarán bajo la supervisión del Banco Central y la Comisión Brasileña de Bolsa y Valores. 

Se han incluido también en la regulación medidas para la gestión de riesgos y mitigación del lavado de activos, la administración fraudulenta e imprudente y otras prácticas ilegales. 

El objetivo del proyecto es establecer las reglas que guíen la comercialización de los activos virtuales, así como garantizar la protección del usuario y la transparencia de las operaciones en el mercado. Actualmente, dicho proyecto se encuentra en análisis por la Cámara de Representantes del Congreso Nacional de Brasil.

Cuba y el otorgamiento de licencias 

Recientemente se publicó en la Gaceta Oficial una norma que tiene como finalidad supervisar la actividad del sector que opera con Activos Virtuales. Para lo cual, se indica que los interesados en ser proveedores de activos virtuales deberán obtener una autorización, que será emitida una vez se evalúe una serie de requisitos y presentación de información/documentación por los operadores. 

La licencia otorgada tendrá una duración de un año y será prorrogable por otro más dado el carácter experimental y novedoso del tipo de actividad. Entre los requerimientos para la obtención de la licencia, se pueden observar, el pedido de presentación del modelo de negocios, el capital involucrado, las comisiones a cobrar, la estructura de seguridad informática implementada, entre otros elementos.  En caso de ser aprobados, los operadores no podrán realizar modificaciones en su actividad o dejar de operar sin conocimiento del Banco Central de Cuba.

La Legislación de Panamá

La Asamblea Nacional aprobó el pasado 28 de abril (recién) la legislación que regula el uso de activos virtuales, la comercialización, la emisión de valor digital, la tokenización de metales preciosos y otros bienes, así como los sistemas de pagos. 

A través de esta norma se hará posible que las personas paguen sus impuestos, tasas y otras obligaciones tributarias con criptoactivos, además de utilizarlos como medio de pago para realizar operaciones comerciales. No obstante, esto no transforma a los activos virtuales en moneda de curso legal, pues deja a elección de los comerciantes, la aceptación de los mismos para el pago de bienes y servicios. La legislación también indica que el país podrá incursionar en la emisión de activos digitales, mediante la contratación de proveedores que aseguren la creación de billeteras digitales a las personas naturales y jurídicas para la realización de pagos e intercambio de activos. 

Establece que  las Entidades a quienes denomina "Emisores de valor digital redimible", serán Sujetos Obligados en materia de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, supervisados por la Superintendencia de Bancos. Además, el Ministerio de Comercio e Industria deberá reglamentar la supervisión de las Entidades Emisores de valor digital redimible y la Dirección General de Empresas será la responsable del otorgamiento de registro o licencia, según corresponda a la operatoria de dichas instituciones. 

Para su entrada en vigencia, solo resta la promulgación por parte del Presidente del país, lo que sumaría a los países que ya han legislado en esta materia. 

El Salvador, una moneda de curso legal 

El 7 de septiembre del año 2021, en El Salvador entró en vigor la "Ley Bitcoin" que determina al Bitcoin como "moneda de curso legal, irrestricto con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción y a cualquier título que las personas o jurídicas públicas o privadas requieran realizar".

Si bien el Gobierno ha manifestado que la medida es una forma de impulsar el desarrollo económico, organismos internacionales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han advertido contra su adopción como moneda de curso legal.

El Anteproyecto de Ley de Uruguay 

El Banco Central de Uruguay, este 4 de mayo, acaba de remitir al Ministerio de Economía y Finanzas un Anteproyecto de Ley, que contempla no solo la definición y clasificación de los Activos Virtuales, sino el alcance e iniciativas regulatorias de la legislación comparada. Dicho proyecto pretende realizar las modificaciones mínimas indispensables para dar el marco legal a los efectos de que el Banco Central del Uruguay desarrolle – en el marco de su discrecionalidad técnica – la regulación adecuada a cada tipo de instrumento relacionado con las operaciones con Activos Virtuales.

Al respecto, el art. 1 establece que el Organismo de Contralor es quien ejerce la facultad de regulación y fiscalización de las Entidades del Sistema Financiero, determinando como parte de estas a los proveedores de servicios sobre activos virtuales.  Es decir, el Sector sería, pues, una nueva categoría de empresa que integra el sistema financiero y que queda sometido a la potestad de autorización, regulación, control y punición por parte de la Superintendencia de Servicios Financieros del Banco central del Uruguay.

¿Qué pasa en Argentina? 

Las operaciones con Activos Virtuales aún no han sido reguladas. No obstante, en el mes de mayo del año 2021, el BCRA y la CNV consideraron oportuno alertar sobre las eventuales implicancias y riesgos que los criptoactivos pueden constituir, recomendando una actitud prudente con el objeto de mitigar cualquier posible vulnerabilidad para los usuarios e inversores. 

En el Comunicado emitido conjuntamente por los organismos se definieron a los criptoactivos como una representación digital de valor o de derechos que se transfieren y almacenan electrónicamente mediante la Tecnología de Registro Distribuido (Distributed Ledger Technology, DLT) u otra tecnología similar. Dejando bien en claro que no eran considerados dinero de curso legal.

Anteriormente a ello, la UIF, en el año 2020, emitió un Comunicado con la consigna de prestar especial atención al riesgo de Lavado de Activos y de Financiación del Terrorismo que involucren  operaciones con activos virtuales, estableciendo un seguimiento reforzado respecto de estas y evaluando que se ajusten al perfil del cliente que las realiza, todo ello, de acuerdo con lo dispuesto en la Resolución UIF N° 300/2014. Además, exhortó a cumplir en tiempo y forma con la presentación de los reportes sistemáticos previstos en el artículo 15 Ter de la Resolución UIF N° 70/2011 (acorde la modificación introducida por Resolución UIF N° 300/2014).

Finalmente y a pesar de no existir regulación alguna en nuestro país, se destaca la transformación que están llevando adelante las entidades del sistema financiero tradicional. Ejemplo de ello es el Banco Galicia, que  se convirtió en el primer banco en ofrecer, entre sus servicios, la función de comprar y vender criptomonedas. 

Ante dicha situación, el Banco Central de la República Argentina, con fecha 5 de mayo, emitió  la Comunicación "A" 7506, que dispone que las Entidades Financieras no pueden realizar ni facilitar a sus clientes, la realización de operaciones con activos virtuales. Tajante!

En ese sentido, se plantea la cuestión  de si es hora de analizar y considerar, si es posible permanecer mucho tiempo más en la situación actual en materia regulatoria, sin iniciar un debate y desarrollo de una regulación que proteja al cliente, brinde las condiciones adecuadas para el crecimiento de los nuevos actores financieros y garantice la integridad del sistema financiero. 

Fernando Daniel Di Pasquale

Docente UCA

Socio de Fidesnet