Legislación y NoticiasArgentina, 6 de junio de 2020
Si está registrado puede iniciar sesión o solicite suscripción para acceder a todos los
contenidos del Portal.

Estructuras internacionales de lavado de dinero últimas en caer ante el coronavirus

15/05/2020 | El dinero ilegal, generado por el tráfico de sustancias ilícitas, se está acumulando en las principales ciudades ahora que el coronavirus afecta a un nuevo componente fundamental de las operaciones de las organizaciones criminales en Latinoamérica: las estructuras internacionales de lavado de dinero. | Es.insightcrime.org, GLOBAL


En un lapso de tres semanas en el mes de abril, las autoridades federales de Los Ángeles decomisaron más de US$3 millones en tres operativos distintos, de lo que se sospecha que son ganancias generadas por la venta de estupefacientes, pues el coronavirus ha frenado los esquemas comerciales de lavado de dinero que se usan normalmente para transferir esos dineros, según un reportaje de Los Angeles Times.

Los decomisos son la manifestación más patente del impacto del virus en ciertos sistemas de lavado de dinero, de los que dependen los grupos del crimen organizado en Latinoamérica para blanquear sus ganancias ilícitas.

Decomisos de esta naturaleza eran más comunes en años anteriores, cuando los grupos criminales mexicanos dependían principalmente del trasiego físico a granel de dinero ilícito en efectivo para repatriar sus ganancias desde Estados Unidos. Sin embargo, desde esa época los grupos han adoptado tácticas más sofisticadas de lavado de dinero, como "el intercambio de pesos en el mercado negro".

Para convertir dólares en pesos mexicanos, un intermediario compra dólares a los traficantes y los paga en pesos. Luego, se entrega el efectivo a exportadores que transportan mercancías, como ropa y otros artículos a comerciantes en México, quienes venden la mercancía y pagan al intermediario en pesos, según un fiscal federal que habló con Los Angeles Times.

Pero con el cierre de muchos negocios no esenciales en todo el país, se han parado esas elaboradas estructuras, lo que ha dejado los ingresos por narcóticos sin un lugar adónde ir, lo que le da a las autoridades mayor oportunidad de decomisarlos.

Aunque es difícil establecer un monto aproximado, una estimación de la amenaza de lavado de dinero calculada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2015 situaba en cerca de US$300 mil millones el blanqueo anual de dinero por medio del sistema financiero estadounidense. Aún no se sabe a ciencia cierta cuál será el impacto de las actuales eventualidades en ese flujo de dinero.

Análisis de InSight Crime

Desde la interrupción de la cadena global de suministro del narcotráfico hasta el impacto en las tasas de criminalidad y la efectividad de los sistemas judiciales ya agobiados en toda Latinoamérica, las operaciones internacionales de lavado de dinero no son más que un nuevo pilar del crimen organizado que se ve afectado por la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, los grupos criminales de Latinoamérica no dependen únicamente del sistema estadounidense para blanquear sus ganancias ilícitas. En toda la región, varios países han sido señalados en algún momento como centros importantes de lavado de dinero e incluidos en listas negras de este delito; entre ellos se cuentan Panamá, Colombia, Brasil y Paraguay, por citar algunos.

En marzo de este año, por ejemplo, Panamá se contó entre los países con el más alto secreto financiero del mundo, y el más alto en Latinoamérica, según el Índice de Secreto Financiero de 2020, de la Red de Justicia Fiscal. Esta falta de transparencia ha posibilitado durante mucho tiempo el flujo de dinero ilícito en el sistema legal y el ocultamiento de la riqueza de actores corruptos.

El dinero ilícito también se mueve mediante el ingreso de contrabando, uno de los principales instrumentos de lavado de dinero en la región, y mediante los sistemas de transferencias ilegales o cambios de divisas.

Los mercados de contrabando en países como Argentina, que se han aprovechado en el pasado del lavado de dinero debido a la corrupción y la laxitud de su vigilancia, están creciendo actualmente en algunos lugares del país ante los problemas en otras economías criminales como el narcotráfico a raíz del coronavirus.

Los grupos del crimen organizado en México podrían estar alterados como consecuencia de la interrupción de su uso del sistema financiero estadounidense para el lavado de dinero en medio del coronavirus. Pero el boyante mercado de contrabando en Latinoamérica, que mueve miles de millones al año, no se ha visto interrumpido hasta el momento y es probable que ayude a mantener a flote las operaciones de lavado de dinero de otros actores criminales de la región por ahora.

FUENTE: Es.insightcrime.org, GLOBAL