Legislación y NoticiasArgentina, 6 de abril de 2020
Si está registrado puede iniciar sesión o solicite suscripción para acceder a todos los
contenidos del Portal.

NUEVOS REQUISITOS

La IGJ eleva las barreras de entrada para la creación de empresas

RG IGJ 5/2020 | El organismo derogó una norma que había flexibilizado las exigencias y volvió a exigir un objeto social específico a la hora de abrir una sociedad. Además, se habilita a la IGJ a exigir un monto mayor de capital inicial si considera que el fijado es inadecuado. | 17/03/2020


A través de la presente RG IGJ 5/2020, la Inspección General de Justicia derogó, en su totalidad, a la RG IGJ 8/2016. Se trata de una norma de marzo/16, a través de la cual se había relajado el procedimiento regulatorio establecido en materia de Registración de Contratos de Fideicomiso (RG IGJ 7/2015).

La nueva resolución volvió a exigir un objeto social específico a la hora de abrir una sociedad y quitó la posibilidad de fijar un objeto múltiple en la sociedad por acciones simplificada (SAS). Ambas exigencias habían sido eliminadas por la norma derogada, que permitía fijar un objeto social amplio.

De este modo, el organismo restableció la vigencia de los artículos 66 y 67 de la RG IGJ 7/2005,  que bajo los números 67 y 68 se incorporaron a la RG IGJ 7/2015. El primero de ambos artículos establece que, a la hora de la registración, el objeto social debe ser expuesto en forma precisa y determinada mediante la descripción concreta y específica de las actividades que contribuirán a su efectiva consecución y que se podrán incluir otras actividades en la medida que las mismas sean conexas, accesorias y/o complementarias. 

Asimismo, se autorizó a la IGJ a solicitar un capital inicial más elevado en caso que el organismo así lo considere. Así lo expresa el artículo 68, que dispuso que la IGJ exigirá la adecuación del capital social si el mismo resultase inadecuado con respecto a la naturaleza o las características de las actividades comprendidas en el objeto social.

Cabe recordar que, hasta la emisión de esta norma, cualquier persona que quería abrir una sociedad por acciones simplificada (SAS) podía hacerlo con un capital inicial equivalente a dos salarios mínimos, vitales y móviles, pero, con la nueva resolución, como se dijo, la IGJ está habilitada a exigir un monto muy superior.

 

Leonardo R. Redolfi

"Opinion y Noticias"