Legislación y NoticiasArgentina, 23 de abril de 2021
Si está registrado puede iniciar sesión o solicite suscripción para acceder a todos los
contenidos del Portal.

ENTREVISTA A UN EXPERTO

Herramientas de Inteligencia Artificial: potenciadoras de las tareas de Compliance y fuertes aliadas de las habilidades humanas

Entrevista a Carlos Rozen, Socio de BDO en Argentina | El especialista en nuevas tecnologías aplicadas a la gestión de riesgos detalló cómo ha evolucionado el uso de la Inteligencia Artificial y otras tecnologías asociadas dentro de las áreas de Cumplimiento y resaltó la importancia de seguir trabajando en su mejor adopción para potenciar su mejor uso en el futuro. | Redacción "Prevenciondelavado.com"


La disrupción tecnológica que hemos experimentado durante los últimos años en diferentes áreas ha llegado también al mundo del comportamiento ético y el compliance. Durante el último año, las menciones referidas a "Legaltech", "Regtech" e, incluso, "Compliancetech" son cada vez más frecuentes su uso crece exponencialmente con muchísimos casos de uso exitosos.

"En compliance muchas de las decisiones que se deben tomar son realmente complejas y requieren mucho del criterio, sentido común y sensibilidad humana. Por eso, si logramos que las personas utilicen su poder de razonamiento, que es la inteligencia individual; el trabajo en equipo, la inteligencia colectiva, y elevados niveles de inteligencia emocional, que es la aptitud para medir la consecuencia de nuestros actos y capacidad de liderazgo, volveremos a darle a las personas sus mayores atributos de humanidad, esos que nos distinguen de los animales", señala en diálogo con Prevenciondelavado.com Carlos Rozen, Socio de BDO en Argentina a cargo de las prácticas Governance, Risk & Compliance (GRC).

Varias tecnologías al servicio de la eficiencia

Rozen advierte que, para el resto de acciones, la combinación de distintas tecnologías puede dotar a las organizaciones de un concepto que se  podría denominar como "compliance intelligence", pero que existe gran cantidad de decisiones medianamente complejas que son parametrizables. Para ello, considera que la Inteligencia Artificial (IA), en combinación con otras tecnologías, puede ser una herramienta potenciadora de las capacidades de las personas a favor del cumplimiento regulatorio y las pautas de comportamiento esperados.

Advierte que las transacciones electrónicas evolucionan en un ritmo creciente y eso conlleva el incremento del volumen de datos. "Las actividades dentro de los sistemas generan patrones y descubrirlos es parte del Compliance del futuro", afirma el especialista en nuevas tecnologías para la gestión de riesgos.

En este sentido, indica que existen múltiples tecnologías que están revolucionando la actividad de Compliance y algunas de ellas son:

  • Inteligencia Artificial (IA): Es una de las principales tendencias en Compliance. Se trata de un amplio concepto que se refiere a máquinas entrenadas para pensar como humanos, aplicando -en general- lógicas descriptibles de diverso nivel de complejidad.
  • Aprendizaje Automático (Machine learning): Es una subcategoría de la IA. Busca replicar la inteligencia humana, pero con la particularidad de que utiliza "algoritmos" con la capacidad de "aprender" por sí solos, sin intervención humana, a partir de la experiencia y/o mediante la introducción de nueva información.
  • Computación en la Nube (cloud computing): Hoy se ha tornado como una de las tecnologías más relevantes en forma indirecta. No solo por la posibilidad de alojamiento de aplicaciones, bases de datos, archivos y el procesamiento en forma virtual, sino porque las diferentes nubes hoy ofrecen la posibilidad de conectarse con cientos de posibles servicios.
  • Advanced Analytics: A diferencia de lo que sucedía hasta hace pocos años, la analítica avanzada va más allá del análisis de datos históricos. Permite además brindar inteligencia de negocios predictiva y en tiempo real. La ciencia de datos aplicada al compliance, y combinada con las arriba mencionadas herramientas está revolucionando la forma en que decidimos sobre la base de datos (enfoque "data driven").
  • Automatización de Procesos (RPA): Se trata del uso de "software robot" que automatiza tareas comúnmente manuales y repetitivas, emulando lo que hacen las personas, y produciendo oportunidades de ahorros, reducción de errores y omisiones. Se obtienen resultados con mayor nivel de calidad y predictibilidad. Sin dudas, la capacidad de optimización de procesos que ofrece el RPA la distingue de otros tipos de tecnologías y la convierte en tendencia.
  • Tecnologías "Low Code": Este tipo de tecnologías permiten representar gráficamente procesos y a partir de ello, construir muy rápidamente flujos automatizados de operaciones, en general, con intervención humana (Ej.: circuito de donaciones). Sus características de "herramientas de bajo nivel de codificación" permiten que usuarios no expertos en programación puedan desarrollar sus propias aplicaciones de compliance.
  • Blockchain: Un tipo de "distributed ledger technology" (base de datos que es simultáneamente compartida y actualizada en tiempo real y en varias ubicaciones de una red), que se rige por un protocolo de consenso, utilizado para compartir y almacenar información validada y que no puede ser modificada. Si bien esta tecnología aún no se encuentra en su máximo esplendor, seguramente será una de las 3 tecnologías que marcará a fuego los pasos del compliance en la próxima década.

 

"Educar digitalmente a los gestores de compliance es una oportunidad magnífica para transformar digitalmente esta valiosa actividad", resalta Rozen. Y explica al respecto que saber cómo combinar todas las tecnologías mencionadas es clave para desarrollar verdaderos instrumentos que darán un nivel de seguridad razonable que permitirá minimizar eventuales contingencias relacionadas con comportamientos no deseados.

En este punto, el consultor asegura que muchos de los responsables de Compliance en las empresas son conscientes de la importancia del uso de la tecnología en sus tareas cotidianas, pero advierte que suele suceder que esperan un tiempo excesivo para "hacer su próxima jugada".

 

Arquitecturas flexibles y automatización

Ante este tipo de situaciones, él resalta la necesidad de construir organizaciones ágiles, flexibles y veloces para ganarles a sus competidores. "Si esperan de sus áreas comerciales que tengan las espadas más filosas, querrán también que sus escudos estén bien puestos y a la altura de las circunstancias", ejemplifica.

Y cuenta que, con la política de conozca a sus clientes, las Fintech han automatizado el "onboarding" de los usuarios nuevos. "Ya no es extraño que una app nos pida la foto de nuestro documento de identidad, que chequea en tiempo real contra una base oficial y señas biométricas que se comparan contra las del documento suministrado. No obstante, indica que hay necesidades ineludibles (incluso por legislación local e internacional anticorrupción) que provocan un retraso tecnológico, como en el caso de las políticas de conozca su proveedor; de personas expuestas políticamente (PEPs) y conflictos de interés, entre otros.

"Nuestro equipo ha creado una poderosa herramienta que mezcla prácticamente todas las tecnologías mencionadas y permiten registrar digitalmente, incluso para el alta de nuevos empleados, un proceso que requería grandes esfuerzos y tenía costos demasiado elevados", apunta Rozen.

Así, explica que, mientras algunas organizaciones se limitan a escribir una política y hacer completar un formulario de auto-manifestación a sus miembros, la tecnología permite automatizar este tipo de comprobaciones con el uso de alertas que detectan: empleados con perfil económico/financiero llamativamente superior a ingresos regulares; empleados que perciben sueldo en forma simultánea de otro empleador (situación que se ha potenciado durante la pandemia); colaboradores con intereses directos en contra partes (socio, director, o algún otro tipo de relación que se identifique, Ej. firmante); Familiares de empleados con interés en los terceros (socio, director, firmante, empleado); PEPs (personas expuestas políticamente) entre los trabajadores; empleados y terceros con domicilio coincidente; etcétera.

Todo esto se logra detectar a través de cruces de datos que suceden dentro de una inmensa nube de información estructurada y no estructurada, dotada de inteligencia analítica. "Hoy la tecnología hace posible mitigar riesgos de manera significativa e inmensamente más efectiva", sostiene el socio de BDO.

 

Perspectivas en materia de cumplimiento

Por eso, de cara al futuro, espera que el avance tecnológico continúe dotando a los departamentos de Compliance de soluciones innovadoras y sobre todo efectivas para gestionar los riesgos más significativos. Y resalta la importancia de que su uso rompa silos entre las diferentes áreas de la organización, ya que asegura que "un sistema de gestión de compliance no es otra cosa que un conjunto de herramientas interrelacionadas que gestionan los riesgos derivados del comportamiento humano".

Se trata de riesgos que pueden amenazar la marcha de las actividades en algunos casos y asegura que "las tecnologías mencionadas podrían administrar los distintos indicadores clave de riesgos a fin de dotar al área experta de un verdadero tablero de control para tomar decisiones de alto valor que apunten a la sostenibilidad del negocio". Ese, según su visión es el camino a seguir.

El experto en Compliance y tecnologías aplicadas resalta la capacidad de las herramientas de IA para monitorear el 100% de las transacciones y encontrar anomalías que podrían no ser visualizadas individualmente pero que en conjunto podrían denotar irregularidades. "Sabemos que la IA tiene el poder de brindar alertas tempranas o detectivas ante esos patrones y permitir a una organización obrar en consecuencia", sostiene.

De este modo, asegura que la IA puede aportar mucho valor a la hora de ir hacia una mejor gestión de riesgos y reducir la carga de trabajo humana, que puede estar direccionada a aportar el tipo de inteligencia que mejor le hace al compliance. En este sentido, considera que ambas órbitas (inteligencia artificial y humana) se proyectan como una mano de obra híbrida o potenciada que deberá estar a la altura de los negocios 4.0. Y advierte que "para estar a la altura mañana, no hay tiempo que perder hoy".

 

Redacción "Prevenciondelavado.com"